Snowboard

Sierra Nevada,

Compartir
Descargas

Andreas Prommegger logra su segundo oro ante su compatriota Benjamin Karl

La checa Ledecka, que ayer solo pudo colgarse la medalla de plata, se proclama campeona del mundo en slalom gigante paralelo

Definitivamente Austria pretende disputar el trono del medallero a EEUU y Francia. Si en la primera semana los podios los dominaron norteamericanos, japoneses y franceses, en ésta, con la aparición de otras modalidades la cosa está cambiando. Los austríacos llevan ya cinco medallas a estas alturas de Campeonato.

     En una mañana marcada por un fuerte viento los austríacos Andreas Prommegger y Benjamin Karl repetían la final de ayer en el slalom paralelo, pero en esta ocasión en el slalom gigante paralelo. Y con el mismo desenlace que en la jornada del miércoles, con victoria para el primero.

    Prommegger ha confirmado todos los pronósticos que le daban como una de las principales atracciones de estos campeonatos. En la final solamente 12 centésimas les separaron, logrando eso sí, dos nuevas medallas para la delegación austríaca.

     Ya en la calificación de por la mañana Prommegger había demostrado que seguía con ganas de conseguir una nueva medalla, a pesar de ver colmada ayer su aspiración de convertirse en campeón del mundo. Solamente se vio superado en ella por el búlgaro Radoslav Yankov, actual líder de la Copa del Mundo, y que se va sin ninguna presea de Sierra Nevada. En la lucha por el tercer y cuarto puesto se vio superado por el suizo Nevin Galmarini - plata en los JJOO de 2014 -, cuarto ayer, y que ha logrado subirse al tercer puesto del cajón y colgarse la medalla de bronce, tras entrar por delante en la meta por 30 centésimas de ventaja.

     Una de las decepciones de la jornada tuvo como protagonista al ruso Andrey Sobolev, tercero ayer y que hoy no alcanzó ni los octavos de final, finalizando en el puesto 33 de la competición.

     En la prueba femenina, hoy sí la checa Ester Ledecka se ha proclamado campeona del mundo. Si ayer se vio superada en la lucha por el oro por la austríaca Daniela Ulbing, esta mañana ha podido resarcirse al deshacerse de Ulbing en cuartos de final, donde la campeona de slalom paralelo se tropezó con una puerta mediada la carrera.

     A partir de ahí la checa ha dominado el resto de eliminatorias, derrotando en la final a la suiza Patrizia Kummer, por 19 centésimas. Ledecka se va así con un oro y una plata, una buena cosecha para una mujer que sigue sorprendiendo por su capacidad para compaginar el esquí alpino con el snowboard.

    Kummer, de 29 años, que ayer se quedó en la eliminatoria de cuartos de final en el slalom finalizando en séptima posición, hoy ha podido confirmar que el gigante paralelo se le da mucho mejor, como ya demostró en Rosa Khutor (Rusia) en 2014, cuando se llevó el oro olímpico en esta misma prueba.

    La medalla de bronce se fue para Rusia, con Ekaterina Tudegesheva. La rusa ha sido la sorpresa de la jornada, porque no estaba entre las favoritas para colarse en el podio. Aunque en cuartos de final ya eliminó a su compatriota Alena Zavarzina, tercera en el día de ayer, por lo que se vislumbraba que algo grande podía hacer.

    En la lucha por el tercer y cuarto puesto se impuso a la alemana Ramona Hofmeister, que fue descalificada al salirse en una de las puertas. Hofmeister, sexta ayer, sí venía con más opciones a medalla tras finalizar tercera en la última prueba de la Copa del Mundo en Turquía.

Declaraciones: 

Mujeres:

Ester Ledecka: "Me siento feliz, esto es genial. Ya estaba feliz por poder competir aquí, mi gran objetivo era ser seleccionada para este Mundial y para el de Esquí. Esto ha sucedido y es un gran honor haber obtenido dos medallas, una de ellas de oro. Es increíble". 

"La diferencia entre ayer y hoy es que ayer fue divertido y hoy me vitorean. Esa es la gran diferencia, creo. Por lo demás, las condiciones eran prácticamente las mismas. No estaba muy segura de haber terminado en primer lugar, tuve que mirar a la pantalla dos veces porque no me lo creía".

Hombres: 

Andreas Prommegger: "No puedo explicar lo que siento porque aún no soy consciente. Estaba muy contento ayer con la primera medalla de mi carrera en un Mundial. Lo de hoy es un sueño hecho realidad. No tenía presión, estaba feliz, la suerte me acompañaba. Me encantó correr hoy, también ha sido difícil, pero ganar el oro... no tengo palabras".

"Las condiciones no han sido tan distintas. Por la mañana estaba dura, un poco cacheada. Luego resbalaba, no ha sido una mala carrera, estaba guay, pero era difícil. Estaba más o menos igual que ayer en la final". 

"La clave es siempre la línea de meta y llegar delante en la última parte. Tienes que tener cuidado de no perder mucho tiempo al principio, y luego la última parte es la más importante. La primera parte no era demasiado plana, pero necesitas velocidad al llegar a los giros, era un poco difícil para mi, me gusta más empinada".