Ski cross

A diferencia de los otros eventos de freestyle, en esta disciplina no hay ningún componente jurado. Consiste en un descenso de velocidad donde los esquiadores salen de cuatro en cuatro por una pista llena de saltos, peraltes, baches y dubis.

Fue olímpico por primera vez en Vancouver 2010, y las pistas tienen una longitud de 900m hasta los 1200m con un desnivel de 180 a 250 metros. La competición comienza con una clasificación individual donde los 32 más rápidos competirán en las rondas en las que van de 4 en cuatro.

Una carrera de clasificación previa se utiliza para los esquiadores de manera que los mejores pasen a competir de cuatro en cuatro. Se utiliza un portillón de salida especial y cuando se abre los esquiadores empiezan a bajar por el recorrido. El comienzo y la primera sección de la bajada antes de la primera curva es una parte fundamental de la carrera, puesto que los corredores toman posición. Otras zonas de paso están diseñadas a lo largo del recorrido y la interferencia entre los esquiadores puede conducir a la descalificación. Durante cada ronda, los dos primeros esquiadores que cruzan la línea de meta pasa a la siguiente ronda, mientras que los dos últimos esquiadores, conseguirán el ranking basado en los tiempos de calificación. La ronda final, determinará los lugares del 1 al 4, y la llamada 'pequeña final' determina los lugares del 5 al 8.